Archivo mensual: septiembre 2014

¿Cómo afecta el tabaco a tu boca?

Habréis oído muchas veces que “ fumar perjudica seriamente la salud”, normalmente uno piensa en problemas respiratorios y pulmonares pero hay muchos más efectos negativos y muchos relacionados con la salud oral que os vamos a contar a continuación.

El más importante de todos es el Cáncer Oral, en España alrededor de 2000 personas desarrollan cada año este problema con una supervivencia del 50 % a los 5 años del desarrollo de la enfermedad, con una aumento significativo de supervivencia en caso de diagnóstico precoz.

Además entre el 75 -90 % de los casos están relacionados al consumo combinado de tabaco y alcohol y las lesiones precancerosas aparecen con una frecuencia 6 veces mayor en fumadores respecto a no fumadores.

Además de este problema tan serio, hay otros efectos dañinos en nuestra boca:

– Problemas periodontales: Los fumadores presentan mayor prevalencia y gravedad de periodontitis, lo que va provocando la mayor perdida de soporte óseo alrededor de los dientes, que favorece la aparición de triángulos negros entre los dientes y en casos más severos la pérdida de las piezas dentales.
Los fumadores aumentan entre un 2,5 y un 6 % el riesgo de padecer periodontitis respecto a un no fumador.
Además el tabaco enmascara la inflamación de las encías, ya que reduce el sangrado de las encías pese a estar inflamadas.
Al dejar de fumar suele aumentar inicialmente el sangrado en las encías.

– ¿Y que pasa con las caries? El tabaco favorece la aparición de caries en las raíces de los dientes ya que al perder el soporte de hueso, se exponen estas raíces que son más vulnerables a la agresión de las bacterias que producen las caries.
Además disminuye la secreción salivar lo que dificulta la capacidad neutralizadora de la saliva sobre la placa.

– Color de tus encías: También puede favorecer la aparición de melanosis que son pigmentaciones de melanina que puede favorecer la aparición de manchas oscuras en tus encías .

– Si llevas implantes dentales: Está demostrado que fallan más implantes en fumadores que en no fumadores por tanto el porcentaje de éxito es inferior en fumadores.

A si que no seremos nosotros los que os recomendemos ningún tipo de tabaco como en el anuncio de mediados del siglo pasado que hemos elegido para ilustrar este post. Y espero haberos dado razones suficientes para animaros a dejar de fumar!!!!!!

Vuestra boca os lo agradecerá!!

El apretamiento dental: bruxismo

¿ QUÉ ES EL BRUXISMO?

El bruxismo es una actividad parafuncional sin ningún propósito funcional de los músculos de la masticación que consiste en apretar o rechinar los dientes.

No se conoce exactamente su etiología pero se potencia por factores relacionados con:

– Estado de ánimo ( estrés, ansiedad).
– Interferencias oclusales ( contactos anormales entre los dientes de ambos maxilares.)

Existen 2 tipos de bruxismo:

-Céntrico: lo padecen pacientes que “aprietan “ los dientes por el día, sobre todo en situaciones de estrés. Es nocivo para las estructuras musculares lo que provoca dolor y contracturas.

-Excéntrico: lo padecen los pacientes que “rechinan” los dientes por la noche. Es nocivo sobre todo para las estructuras dentales ya que provoca mayor desgaste dental.

¿ CÚALES SON LOS SÍNTOMAS?

-Dolor muscular: sobre todo en los músculos de la masticación, es el principal motivo de consulta por parte de los pacientes. Puede producir también dolores de cabeza.

-Desgaste en las piezas dentales: que produce pérdida del esmalte y la exposición de la dentina, lo que provoca sesibilidad dental sobre todo al frío y calor.

-Otro signo es el trauma oclusal, por exceso de contactos entre las superficies dentales, lo que puede provocar dolor a la masticación e incluso movilidad dental o incluso frctura vertical del diente.

-Empeora tratornos temporomandibulares ( problemas de articulación).

¿ CÓMO SE TRATA?

Lo más importante es un diagnóstico precoz para evitar en la medida de lo posible sus consecuencias.

Debemos utilizar un aparato intraoral de acrílico, llamado FÉRULA DE DESCARGA.

El profesional tomará unos moldes de la boca del paciente y buscará la posición más estable y cómoda para su articulación, musculatura y oclusión, para confeccionar la férula.

Se debe utilizar de forma crónica ya que:

– evita el desgaste dental.
– Disminuye la actividad muscular.
– Disminuye el dolor y la sobrecarga de las piezas.

El bruxista nocturno debe utilizarla para dormir, ya que es prácticamente imposible cambiar el hábito.

En cambio lo más importante en el bruxista diurno es que hay que concienciar al paciente para que evite ese hábito.
El movimiento que se recomienda cuando se detecta el apretamiento es posicionar la punta de la lengua en el paladar. Es una posición de relajación mandibular que contrarresta el apretamiento de los dientes.
Si fuera imposible evitarlo sería recomendable el uso de la férula durante el día, cómo mínimo hasta superar la fase aguda de dolor junto con farmacología analgésica o relajantes musculares.