Archivo mensual: octubre 2015

MUELAS DE JUICIO

Etimológicamente se les llama muelas del juicio porque estas muelas son las últimas en erupcionar y aparecen a la edad adulta cuando las personas tiene más “juicio” (a diferencia del resto de dientes que salen en la infancia o adolescencia).

También son conocidas como cordales o simplemente muela cordal,porque se sitúan al final del arco dental, dos en la arcada dental superior y dos en la arcada dental inferior. El término terceros molares, viene dado ya que los primeros y segundos molares han erupcionan previamente.

¿Todos los pacientes tienen muelas del juicio?

No, hay pacientes que tienen agenesias de las muelas del juicio y no las tienen, pero es lo menos frecuente.

¿Siempre salen las muelas del juicio?

No, no siempre salen. En ocasiones pueden estar retenidas y puede que no tengan espacio para salir. Las muelas del juicio suelen aparecer sobre los 18-25 años, aunque pueden erupcionar antes o después.

 

¿Qué hago si no me han salido las muelas del juicio?

En primer lugar tendrás que saber si las tienes o no. Para ello es necesario acudir al dentista y realizar una radiografía panorámica.

  

 

¿Me tengo que quitar las muelas del juicio?

 

Si las muelas del juicio están en una posición correcta y no están causando ningún daño o molestia no será necesario quitarlas. 

Sin embargo, en los casos donde se presente una sintomatología como estas que describimos a continuación, será recomendado quitarlas: 

        -Dolor 

        –Inflamación de las encías (pericoronaritis)

Lesión de los molares adyacentes

Destrucción del hueso o Quistes

Infecciones

Apiñamiento


VISITAR AL DENTISTA CASI SIN ENTERARTE

La visita al dentista ha representado durante toda la historia una experiencia desagradable y estresante para la mayoría de los personas.

Por suerte, actualmente hemos cambiado totalmente esta dinámica y gracias a determinados avances tecnológicos  estamos consiguiendo convertirla en una experiencia un poco más agradable y aportando beneficios inmediatos al paciente.

Por un lado, gracias a la anestesia local que administrada con sutileza y cariño, permite desensibilizar la boca para poder trabajar sin que el paciente note molestia alguna. Ahora utilizamos previamente una pomada ( anestesia tópica) para que el paciente note lo menos posible ese leve “pinchacito”y ayudados de alguna maniobra de distracción conseguimos que casi no se note.

El gran cambio que se ha venido produciendo en nuestro campo para hacer lo más llevaderas posibles las citas con el dentista es la SEDACIÓN CONSCIENTE, ya sea vía oral, mediante pastillas o la realizada de forma intravenosa por anestesistas experimentados.

La SEDACIÓN CONSCIENTE permite adormecer y relajar a nuestros pacientes, para que tengan una sensación de bienestar que nos permita a nosotros realizar muchos tratamientos en una sola cita sin que el paciente prácticamente se entere.

Podemos rehabilitar una boca con implantes en un solo dia, con dientes provisionales fijos sin que el paciente tenga la percepción de haber estado todo el dia en la clínica.

Este tipo de sedación la usamos también para realizar en una sola sesión tratamientos de encía, endodoncias, empastes y tratamientos en niños…..

Es muy útil también en pacientes que tienen muchas nauseas ya que la sedación elimina totalmente la sensación nauseosa.

 Por todo esto ya no tenemos excusa para no ir al dentista.