Medicina interna

La visión integral de la enfermedad y de quien la sufre.

Actividad clínica

La Medicina, en general, es una actividad eminentemente social, que aplica los conocimientos y saberes científicos a la tarea primordial de ayuda al ser humano enfermo para hacerle recobrar la salud, o al individuo sano para prevenir la aparición de la enfermedad.

Contra el augurio de quienes anunciaban una pérdida de identidad de la Medicina Interna, ésta experimenta una reactivación de su importancia en los países más desarrollados que cuentan con un alto nivel de asistencia médica. En parte, esta importancia recobrada responde a una reacción frente a un exagerado proceso de subespecialización de la Medicina, que a veces olvida al paciente para centrarse en el órgano enfermo.

El sentido integrador de la Medicina Interna, como visión global del paciente, adquiere cada vez mayor expresión en la figura del internista consultor o del internista general, que –coordinando la interpretación y el tratamiento de los diferentes enfermedades que pueden afectar al individuo sano– restablece así un equilibrio imprescindible para una salud armónica de conjunto. La enfermedad nunca es la de un órgano, sino la que sufren el hombre o la mujer enfermos. El paciente nunca es entendido como una suma de órganos inconexos, sino como un ser que sufre la enfermedad, la incertidumbre o el desorden que esta produce en su ámbito personal, familiar y laboral.
Tal es el sentido del ejercicio de la especialidad en esta clínica.

Dotación complementaria propia de la consulta:

  • Electrocardiografía.
  • Espirometría.
  • Doppler vascular periférico.
  • Ecografía y ecodoppler color de última generación.

Juan Ballesteros Rodríguez

Ver más