¿Qué es una extracción dental?

Una extracción dental consiste en la parte de la cirugía que se encarga de retirar un diente de su cavidad. Suele ser necesaria cuando los dientes están rotos, cuando existen grandes caries (imposibles de solucionar), por infecciones, o cuando no hay suficiente espacio en la boca para todos los dientes.

El caso más común de extracción dental es el de las muelas del juicio, aunque puede extraerse cualquier pieza dental. Las muelas del juicio son las últimas piezas en salir, entre los 18 y 25 años. Esta operación es necesaria cuando las muelas no tienen espacio en el hueso por lo que provocan hinchazón, infección y dolor.

¿Cuáles son los cuidados después de una extracción de muela o diente?

Es muy importante que se tenga especial cuidado y atención en el proceso de recuperación para prevenir cualquier posible infección en la zona. En concreto, es necesario:

  • Cepillar los dientes suavemente para evitar el sangrado en la zona
  • No dejar la gasa de presión más de una hora
  • Si notas la zona inflamada, puedes aplicar frío. Por ejemplo, enrollando hielo en una toalla y dejándolo actuar un rato en la zona en cuestión
  • Guardar reposo al menos 2 días. Estando relajado el proceso de recuperación es más corto y se evitan complicaciones
  • Para ayudar a aliviar el dolor de la post cirugía puedes tomar antibiótico si así te lo ha recomendado tu dentista
  • Es recomendable no fumar ni beber
  • Intenta llevar una dieta blanda los días siguientes a la operación, evitando bebidas y comidas calientes al menos las primeras 24 horas

Si te acaban de extraer una pieza dental o van a hacerlo, será necesario que sigas estas indicaciones. Lo indispensable es mantener la zona limpia en todo momento y lo normal es que en 3-15 días esté recuperado, pero si por el contrario las molestias, sangrado, dolor o fiebre persisten no dudes en acudir a tu especialista.