Blanqueamiento dental sin dolor ¿es posible?

Este tipo de tratamiento por lo general no es doloroso, lo más probable que produzca es una pequeña molestia. En ocasiones algunos pacientes sufren efectos secundarios como sensibilidad, aunque siempre es reversible.

En el caso de que las personas que se vayan a realizar el blanqueamiento hayan padecido previamente hipersensibilidad dentinaria, lo más probable es que sufra una sensibilidad más intensa. Notarán un aumento de la sensibilidad de los dientes, principalmente a estímulos fríos, aunque no nos debe preocupar ya que suele aparecer en los primeros días del tratamiento y es leve. Por ello, es importante que el tratamiento del blanqueamiento sea personalizado, realizando un estudio previo tanto de hábitos del paciente como de su estructura dental.

Este tratamiento crea mucha incertidumbre ya que algunas personas pueden pensar que someter los dientes a un tratamiento de este tipo puede dañar el esmalte, pero no es así, el blanqueamiento profesional es absolutamente seguro, con una gran fiabilidad siempre que esté supervisado por un odontólogo especializado.

Teniendo en cuenta esto, las personas que quieren aclarar su sonrisa y recurren a productos que se pueden adquirir en superficies de gran consumo o que pueden elaborar ellos mismos, le producirá un gran coste de salud en la superficie de su esmalte, ya que no le va a producir ningún blanqueamiento porque el color del diente no reside en el esmalte, sino en la dentina, un tejido mucho más interno.

Cualquier producto no suministrado por un odontólogo puede suponer un riesgo importante e irreversible para los dientes, desde empeorar una patología como caries o gingivitis o como la pérdida del esmalte o muerte de un nervio dental. Nuestro consejo es que acudas a un especialista y te realice un tratamiento de blanqueamiento bien planificado y realizado en óptimas condiciones para que puedas ser informado sobre la predicción del resultado que puedas esperar.