Ortodoncia invisible Invisalign en Córdoba

Nada es tan importante como una sonrisa auténtica y espontánea. Tanto en tu vida profesional como en tu vida social, una sonrisa atractiva te puede hacer sentir mejor y más relajado. También te ayudará a causar una buena impresión. Si alguna vez has pensado que mejorar tu sonrisa podría ayudarte a sentirte más seguro, entonces Invisalign® “tu aparato de dientes invisible o transparente” puede ser ideal para ti.

Con Invisalign®, puedes tener la sonrisa que siempre has deseado, sin los habituales brackets fijos.

Casos clínicos

Invisalign en Córdoba
¿Qué es INVISALIGN®?

El sistema Invisalign® endereza los dientes con una serie de aligners transparentes hechos a medida, que son cómodos y prácticamente invisibles. Y funciona: más de 1.4 millones de personas en todo el mundo han sido tratados mediante Invisalign®.

Te ayudamos a recuperar tu mejor sonrisa

Cómo funciona el tratamiento:

En general, el tratamiento medio dura entre 9 y 18 meses, y consta de los siguientes pasos:

  1. Tienes una primera cita con el dentista para recibir asesoramiento sobre tu tratamiento.
  2. En función del plan de tratamiento del dentista y de tu historial dental, se genera un 3D virtual que te muestra los movimientos de tus dientes desde la posición actual hasta la posición final deseada.
  3. Una vez que tú y el dentista habéis dado el visto bueno al plan, se fabrican los aligners a la medida de tus dientes. El número de aligners varía de persona a persona.
  4. Es necesario llevar los aligners de 20 a 22 horas diarias, (excepto para comer, cepillarse los dientes, usar el hilo dental y en ocasiones especiales).
  5. Cada dos semanas cambias a un nuevo aligner. Los aligners irán moviendo gradualmente tus dientes hasta la posición final prescrita.
Ventajas
  1. Es prácticamente invisible, casi nadie verá que estás siguiendo un tratamiento ortodóntico.
  2. Te permite mantener tu higiene bucal, pudiendo cepillarte y usar el hilo dental con total normalidad.
  3. Puedes quitarte los aligners para comer y beber, y en ocasiones especiales.
  4. Hay menos posibilidades de que tengas irritaciones en la boca o las encías, puesto que no hay brackets ni alambres.
  5. Sabrás cuánto tiempo durará el tratamiento y qué aspecto deberán tener tus dientes al final incluso antes de empezar.