Causas y soluciones de los dientes amarillos

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta queriendo solucionar el color amarillento de sus dientes, algunos no se explican a qué se debe ese color de esmalte. Hay muchas causas que producen este color en nuestros pacientes y que podemos evitar:

  1. Falta de higiene: la higiene bucal es muy importante, de lo contrario puede ocasionar graves problemas como este. Es una de las principales causas, las bacterias se acumulan generando sarro, lo que da lugar al color amarillo, y marrón en caso de tener una duración mayor.
  2. Alimentación: muchos alimentos tienen una serie de pigmentos de color que pueden hacer desgastar el color. Por ejemplo: el café, el vino, el té, los refrescos, las frutas de color intenso…
  3. Tabaco y drogas: el tabaco y las drogas son muy dañinos para la salud bucal, generando mal aliento y una alteración del color.
  4. Genética: también ha habido casos de personas que tienen los dientes más amarillos simplemente por genética, su color natural es así.
  5. Medicinas: algunos antibióticos pueden provocar un severo oscurecimiento del esmalte dental.
  6. Envejecimiento: conforme vamos envejeciendo, los dientes de forma natural van adoptando un color más oscuro.

Soluciones para los dientes amarillos

No debe cundir el pánico, hay diversos medios que harán recuperar un color estético dental:

En primer lugar, la limpieza profesional es muy importante. De esta manera, se acabará con el sarro, dejando los dientes y las encías más sanas. Con esta limpieza, el higienista bucodental llegará mucho más lejos de lo que puedas llegar tú mismo desde casa. Existen dos tipos de limpieza dependiendo del grado de sarro que haya: una limpieza más superficial, y otra más profunda.

En segundo lugar, los dientes ya no tendrán sarro por lo que se podrá pasar a blanquearlos. El blanqueamiento dental se puede realizar de distintas formas, aunque la más común es combinando geles hasta que se consigue el color exacto que se persigue. No dura para siempre, pero su duración dependerá de la higiene que siga el paciente a partir de dicho blanqueamiento.

Por último, también se puede recurrir a las carillas dentales, que se adhieren en el diente de forma indolora y duradera. No hay escusas para lucir una sonrisa blanca y sana.