Cepillos interdentales e higiene bucal

Una buena higiene bucal no solo se basa en la función de cepillado clásico, cuenta con una serie de tareas que te permiten alcanzar la limpieza necesaria para una buena salud bucal. En muchas ocasiones desconocemos la importancia de la higiene bucal, es por ello que aprovechamos este post para hablar de los cepillos interdentales, otro método para mantener una buena higiene bucal.

Los cepillos interdentales, como su propio nombre indica, son cepillos que se encargan de limpiar aquellas zonas a las que el cepillo convencional no llega. Su pequeño tamaño le permite introducirse entre el espacio de los dientes, propenso a quedarse alimentos y ,por tanto, suciedad.

Es importante antes de un buen cepillo interdental, conozcas los siguientes factores:

  • El tamaño del espacio que quieres limpiar, en caso de que no conozcas los tamaños es recomendables empezar por un tamaño pequeño e ir subiendo en función de la necesidad.
  • Las zonas donde vas a utilizar el cepillo interdental, desde Clínica La victoria te recomendamos que uses un cepillo interdental para cada una de las zonas.
  • Es recomendable para aquellas personas con gran separación entre dientes.

Su uso se basa en cuatro sencillos pasos:

  • Introduce el cepillo en el espacio de los dientes que quieres limpiar.
  • Mueve adelante y hacia atrás sin hacer otros movimientos.
  • Repita dicho movimiento desde el interior
  • Podrá cambiar la postura del cepillo para utilizar el ángulo correcto.

¿Cuándo utilizar el cepillo interdental?

El cepillo interdental está recomendado para todas aquellas personas que sienten que con el uso del hilo dental no consiguen una buena higiene bucal. Sin embargo, hay casos en los que es casi obligatorio el uso del cepillo interdental. Aquellas personas que tienen enfermedades periodontales y aquellos que tienen un aparato de ortodoncia. En el caso de las personas con enfermedades periodontales cuentan con un mayor espacio entre dientes por lo que el cepillo es muy útil. En el caso de las personas con ortodoncia les facilita la higiene debido a que el aparato supone una gran complicación para mantener la limpieza.