El apretamiento dental: bruxismo

¿ QUÉ ES EL BRUXISMO?

El bruxismo es una actividad parafuncional sin ningún propósito funcional de los músculos de la masticación que consiste en apretar o rechinar los dientes.

No se conoce exactamente su etiología pero se potencia por factores relacionados con:

– Estado de ánimo ( estrés, ansiedad).
– Interferencias oclusales ( contactos anormales entre los dientes de ambos maxilares.)

Existen 2 tipos de bruxismo:

-Céntrico: lo padecen pacientes que “aprietan “ los dientes por el día, sobre todo en situaciones de estrés. Es nocivo para las estructuras musculares lo que provoca dolor y contracturas.

-Excéntrico: lo padecen los pacientes que “rechinan” los dientes por la noche. Es nocivo sobre todo para las estructuras dentales ya que provoca mayor desgaste dental.

¿ CÚALES SON LOS SÍNTOMAS?

-Dolor muscular: sobre todo en los músculos de la masticación, es el principal motivo de consulta por parte de los pacientes. Puede producir también dolores de cabeza.

-Desgaste en las piezas dentales: que produce pérdida del esmalte y la exposición de la dentina, lo que provoca sesibilidad dental sobre todo al frío y calor.

-Otro signo es el trauma oclusal, por exceso de contactos entre las superficies dentales, lo que puede provocar dolor a la masticación e incluso movilidad dental o incluso frctura vertical del diente.

-Empeora tratornos temporomandibulares ( problemas de articulación).

¿ CÓMO SE TRATA?

Lo más importante es un diagnóstico precoz para evitar en la medida de lo posible sus consecuencias.

Debemos utilizar un aparato intraoral de acrílico, llamado FÉRULA DE DESCARGA.

El profesional tomará unos moldes de la boca del paciente y buscará la posición más estable y cómoda para su articulación, musculatura y oclusión, para confeccionar la férula.

Se debe utilizar de forma crónica ya que:

– evita el desgaste dental.
– Disminuye la actividad muscular.
– Disminuye el dolor y la sobrecarga de las piezas.

El bruxista nocturno debe utilizarla para dormir, ya que es prácticamente imposible cambiar el hábito.

En cambio lo más importante en el bruxista diurno es que hay que concienciar al paciente para que evite ese hábito.
El movimiento que se recomienda cuando se detecta el apretamiento es posicionar la punta de la lengua en el paladar. Es una posición de relajación mandibular que contrarresta el apretamiento de los dientes.
Si fuera imposible evitarlo sería recomendable el uso de la férula durante el día, cómo mínimo hasta superar la fase aguda de dolor junto con farmacología analgésica o relajantes musculares.