Los traumatismos dentales también afectan a los tejidos de la boca

Los traumatismos dentales son daños producidos en las estructuras dentales a causa de una caída o golpe sobre esta zona, es un problema que afecta sobre todo a niños ya que tienen un alto nivel de actividad física, y es habitual que se produzcan golpes o caídas mientras juegan.

Estos traumatismos además de afectar a las piezas dentales y sus diferentes partes como el esmalte, la pulpa o la dentina pueden acabar afectando también a los distintos tejidos de la boca que actúan de sostén de los dientes. Al sufrir un traumatismo dental siempre debemos acudir a un especialista odontólogo que valore los daños y realice un tratamiento y seguimiento adecuados que permitan una recuperación total de las partes afectadas.

Tipos de traumatismos dentales

En primer lugar, el profesional odontólogo deberá valorar la gravedad del traumatismo y ver que zonas se han visto afectadas para realizar un tratamiento adecuado, existen muchos tipos de traumatismos que pueden afectar a las distintas piezas dentales y sus tejidos.

Fundamentalmente encontramos tres tipos de traumatismos dentales:

-Fracturas coronarias: este tipo de lesiones pueden afectar a la pulpa, dentina y esmalte de la pieza dental, el tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión, la profundidad, y de las zonas afectadas por el traumatismo.

-Fractura incompleta: En este tipo de lesión se observa una grieta o fisura en la parte blanca del diente.

-Fractura de raíz: Es poco común y se trata de una lesión profunda y tiene un tratamiento y pronóstico complicado, si se diagnostica, el diente debe ser extraído mediante exodoncia.

Los tejidos de sostén también pueden resultar dañados por el traumatismo, y este tipo de lesiones se clasifican en dos tipos:

– Luxaciones: Afectan al tejido músculo-nervioso y causa el movimiento del diente

Subluxaciones: Afectan a los tejidos que nutren el diente y permiten que el diente pueda moverse, por lo que debe inmovilizarse.

Dada la gran variedad de lesiones existentes, la valoración de un odontólogo es esencial para garantizar una buen pronóstico y seguimiento a largo plazo.