Me han dicho que no tengo hueso para colocarme implantes, ¿Qué puedo hacer?

Actualmente se han desarrollado numerosas técnicas para conseguir mejorar la cantidad y la calidad de hueso del paciente, en caso de que las características de sus maxilares no sean las más apropiadas para portar unos implantes dentales.

Hoy en día para conseguir regenerar hueso, tenemos a nuestra disposición diferentes tipos de materiales, testados desde hace muchos años que nos permiten actuar con eficiencia y seguridad para regenerar el hueso perdido por infecciones, periodontitis o por llevar muchos años con ausencia de piezas dentales.

Estos materiales pueden ser de origen animal, humano o incluso hueso propio que recolectamos de la boca del paciente.

Solemos emplearlos por separado o mezclados según la cantidad de hueso que tengamos que regenerar y las características propias del hueso del paciente.

Muchas veces combinamos estos materiales con Plasma rico en factores de crecimiento (PRFG), que consiste en sacarle un poco de sangre al paciente antes de la intervención, mediante unas centrifugadoras especiales para eso, conseguimos sacar una fracción de la sangre que mezclada con los materiales para regenerar hueso está demostrado que aceleran la cicatrización y mejora los resultados del paciente.

Gracias a estas técnicas podemos mejorar con seguridad el hueso del paciente para poder colocar unos implantes dentales con éxito y posteriormente unos dientes que puedan hacer recuperar al paciente su funcionalidad y estética pérdida.