¿Qué son las muelas del juicio?

Etimológicamente se les llama muelas del juicio porque estas muelas son las últimas en erupcionar y aparecen a la edad adulta cuando las personas tiene más “juicio” (a diferencia del resto de dientes que salen en la infancia o adolescencia).
También son conocidas como cordales o simplemente muela cordal, porque se sitúan al final del arco dental, dos en la arcada dental superior y dos en la arcada dental inferior. El término terceros molares, viene dado ya que los primeros y segundos molares han erupcionado previamente.

¿A qué edad suelen aparecer sus síntomas?

Las muelas del juicio suelen aparecer sobre los 18-25 años, aunque pueden erupcionar antes o después. En ocasiones pueden estar retenidas y puede que no tengan espacio para salir
Hay personas a las que le salen las cuatro muelas y otras a las que le salen dos, por tanto, no hay una edad determinada, si no que puede variar su aparición entre los rangos de edad mencionados anteriormente.
Cuando no sabemos si están saliendo o no, es necesario acudir al dentista y realizar una radiografía panorámica.

¿Por qué nos tienen que sacar las muelas del juicio?

Si las muelas del juicio están en una posición correcta y no están causando ningún daño o molestia no será necesario quitarlas.
Cuando las muelas del juicio comienzan a salir, la mayoría de veces es necesario extraerlas. Lo normal sería contar con suficiente espacio en la boca para albergarlas, pero no siempre se da este caso.
Cuando las muelas crecen en diagonal, estas salen a la superficie levemente o quedan atrapadas dentro de la encía. Cuando esto ocurre, las muelas quedan impactadas en el hueso, tomando así diferentes posiciones para lograr salir, derivando en molestias y complicaciones.
Será recomendable quitarlas cuando el paciente presente la siguiente sintomatología:
– Dolor
– Inflamación de las encías (pericoronaritis)
– Lesión de los molares adyacentes
– Destrucción del hueso o quistes
– Infecciones
– Apiñamiento
Por ello, es recomendable acudir al dentista para una revisión y en el caso de que se considere conveniente, extraer las muelas del juicio.