Sensibilidad dental. Síntomas, causas y soluciones.

¿Tienes molestias cuando comes o bebés algún tipo de alimentos? ¿Te ocurre siempre o es un molestia ocasional? Si es así, puede que estés padeciendo hipersensibilidad dentaria o también más conocida como sensibilidad dental.

Esta dolencia es un dolor breve aunque muy agudo que se produce en un diente en concreto o en una zona de la boca que entra en contacto con un estímulo externo, es decir, esto se produce cuando la dentina (parte interna del diente) queda expuesta y entra en contacto con estímulos térmicos, químicos o táctiles.

Las principales causas que provoca la sensibilidad dental es el desgaste de los dientes, que se dan por las siguientes razones: – Un mal cepillado dental y una pasta dentífrica muy agresiva.
– Alguna alteración bucodental como caries u otro tipo de enfermedades de encías.
– Una mala posición dental hace que al chocar las piezas entre ellas se erosionen unas con otras.
– El exceso de consumo de bebidas con gas influye en el desgaste de los dientes, ya que son agresivas para el esmalte.

La sensibilidad dental es difícil de evitar, pero como en muchos casos lo fundamental es prevenir. Algunos de los consejos que se pueden aplicar son:

– Visita periódica al odontólogo, es una forma clave para poder encontrar una solución si se da el caso de sufrir sensibilidad.
– Buenos hábitos alimenticios, evitando el consumo de comidas o bebidas ácidas que puedan llegar a desgastar por completo tu esmalte.
– Higiene bucodental, es un hábito clave para tener una buena salud dental. El uso de herramientas como la senda dental ayudarán a ello, además de utilizar una pasta dental y un enjuague que sea específico para dientes sensibles, cuidando no hacer un cepillado agresivo.
– Corregir malas costumbres, el exceso de alcohol, tabaco, masticar chicle con fuerza son algunos de los tanto hábitos que se podría evitar o suavizar para que lo dientes no sufran sensibilidad.