El cepillo de dientes eléctrico

En muchos hogares el cepillo convencional ha dado paso al cepillo de dientes eléctrico. La comodidad que presentan los cepillos eléctricos ha hecho que muchas personas se hayan decidido por usar este tipo de cepillos. A través de este post queremos hablaros sobre ellos, así como, sus tipos, beneficios y usos.

La higiene bucodental es un aspecto al que se le debe de prestar especial atención en el día a día. La boca es un lugar donde continuamente se están generando bacterias que producen caries y otras enfermedades en los dientes. El cepillo eléctrico realiza movimientos rotatorios que hacen que tu boca permanezca limpia y libre de bacterias. Algunos estudios han revelado que la diferencia principal entre el cepillo convencional y el cepillo de dientes eléctrico se basa en la comodidad de su utilización.

Tipos, beneficios y usos del cepillo eléctrico

Tipos de cepillo eléctrico

  • Comunes
    Realizan movimientos rotatorios. Pueden realizar hasta 5000 movimientos por minuto y están pensados para trabajar la limpieza de bacterias. Su usabilidad es similar a la de un cepillo convencional. Se presentan como los más económicos.
  • Sónicos
    Basan su trabajo en movimientos de oscilación. Pueden llegar a alcanzar los 48.000 movimientos por minuto por lo que son más eficaces que los cepillos de dientes eléctricos de tipo común.
  • Ultrasónicos
    Son los más novedosos y los que recomiendan la mayoría de odontólogos. Sus más de 2 millones por minuto hacen que sean los cepillos de dientes eléctricos más efectivos del mercado. Utilizan movimientos de rotación.

Los principales beneficios del cepillo eléctrico

  • Presentan una mayor comodidad a la hora de usarlos.
  • Son más eficientes en la eliminación bacteriana.
  • Hacen que el cepillado sea durante más tiempo.
  • Mantiene las encías, dientes y lengua más limpios.

Usos del cepillo eléctrico

A la hora de usar el cepillo de dientes se siguen mecanismos similares a los del cepillo convencional, sin embargo, debes de tener en cuenta algunos aspectos.

  • Debes de usar una cantidad de pasta moderada.
  • Extiende la pasta por todos los dientes antes de activar el cepillo.
  • Realizar la limpieza de dentro hacia fuera, es decir, primero la cara interna de los dientes y posteriormente la cara externa.
  • No olvides cepillar la base de la mordida, es un lugar donde más bacterias se genera.
  • Utiliza tu cepillo eléctrico sobre la lengua.
  • Completa la limpieza con un enjuague bucal.

Desde Clínica de la Victoria queremos recordar que es recomendable el cambio del cabezado cada 3 meses. Su deterioro puede provocar que no esté funcionando correctamente.