Odontopediatría en Córdoba

Cuidamos de tus pequeños. Nos preocupamos por la salud dental de tus hijos, nos aseguramos de que tu hijo crezca con una boca sana y bonita.

El objetivo principal de este departamento es la prevención y los cuidados bucodentales de vuestros hijos, con todos los tratamientos necesarios para que los niños lleguen a la edad adulta con una buena salud oral.

¿Qué hago si mi hijo no se deja tratar?

Algunos niños no cooperan y necesitamos recurrir a la sedación consciente para poder realizarle los tratamientos que requieran.
Es el método ideal para los niños que son incapaces de eliminar su miedo a acudir al dentista. Es una técnica segura y desaparece después de la suspensión de los fármacos.

Clínica Odontopediatría en Córdoba
¿Hay que empastar los dientes de leche?

Los dientes de leche sí se deben de empastar, a no ser que estén a punto de caerse. Son la base para asegurar unos dientes definitivos sanos. Las caries en los dientes de leche pueden dañar al hueso y a los dientes definitivos que tiene debajo, retrasando su salida o estropeando el esmalte.

Cuando los dientes de leche se pierden antes de tiempo, los espacios se cierran y la erupción de los dientes definitivos se ve alterada, saliendo en una posición incorrecta o quedando retenidos dentro del hueso por no tener por donde salir.

Te ayudamos a recuperar tu mejor sonrisa

Consejos bucodentales según edades

La higiene bucal es importante desde que se es un bebé.

Se recomienda usar una gasa húmeda y pasarla por la superficie de la encía. A partir de aquí empiezan a erupcionar los dientes de leche, y es en este momento cuando hay que hacer la primera visita al dentista para examinar los dientes que van erupcionando, las encías, maxilares y controlar la higiene bucodental.

Se debe limpiar después de cada comida, lo ideal es 3 veces al día, y la más importante es la de antes de acostarse. A estas edades, se puede seguir usando una gasa o ir incluyendo un cepillo para bebés.

Se completa la erupción de todos los dientes de leche. Aquí los niños ya tienen que cepillarse con un cepillo dental infantil, tienen que adquirir un hábito del cepillado, primero deben cepillarse ellos solos y luego los padres hacerles un repaso. La pasta de dientes no debe contener flúor, a no ser que el niño tenga caries dental.

La cantidad de pasta de dientes, no debe ser mayor a la del tamaño de un guisante. Se recomienda ir al dentista cada 6 meses, para tener controlada la salud bucodental y para que el niño se vaya acostumbrando a ir al dentista y evitar el miedo irracional.