Caries interdental

La caries interdental o interproximal es aquella que se forma en el espacio entre dos piezas dentales y no se ve a simple vista. Es por ello que puede ocasionarnos más problemas de los que imaginamos, ya que puede afectar a dos dientes a la vez.

Este tipo de caries se producen por la acumulación de restos de comida entre los dientes y su posterior descomposición. Es por ello que recomendamos el uso diario del hilo dental después del cepillado.

Además de tener una buena higiene bucal, podemos ayudar a prevenir este tipo de caries con rutinas diarias simples como son:

  • Limitar la toma de productos azucarados.
  • Consumir menos alimentos ácidos.
  • Revisiones dentales.
  • Realizarse una terapia antibacteriana cuando sea necesario.

Solemos darnos cuenta de este tipo de caries cuando el dolor nos avisa de que la infección ha llegado al centro del diente. Es por ello que las revisiones periódicas al dentista nos ayudan a prevenir las caries.

Síntomas de las caries interproximales

Este tipo de caries suelen ser más difíciles de detectar que las que se desarrollan en otras partes del diente, y es por ello que si no prestamos atención a algunos de sus síntomas, cuando la descubramos puede ser tarde.

Antes de que se produzca el dolor y la infección, existen ciertos síntomas que pueden indicarnos la posible presencia de caries entre los dientes.

Estos dos síntomas son fundamentales:

  • El diente se ha vuelto más sensible al frío, al calor o al azúcar. Esto es debido a que el esmalte está debilitado y las sensaciones se vuelven mayores.
  • Al pasar el hilo dental, se puede enganchar y deshilachar e incluso puede ser que se rompa el hilo.

Si la lesión es pequeña se elimina la caries y esa pequeña zona del diente se reconstruye con composite, si la lesión es grave se realizará una endodoncia.
Prevenir siempre es la mejor solución que podemos tomar.