¿Qué es la ortodoncia removible?

La ortodoncia removible es un tipo de técnica que gana en popularidad debido a su bajo impacto estético y a la comodidad que provee a los pacientes. Consiste en la aplicación de un aparato que busca corregir problemas dentales y que tiene la particularidad de poder retirarse cuando el paciente come o se lava los dientes.

¿Cuándo es recomendable usar aparatología removibles?

La ortodoncia removible está recomendada para ciertos casos de salud bucodental. Este tratamiento se utiliza principalmente en pacientes que presentan exceso o falta de espacio entre las diferentes piezas dentales, casos de mordida cruzada, paladares estrechos o un desarrollo incorrecto de los huesos maxilares.
También tiene muy buenos resultados para aquellos casos en los que sea necesario realizar una mantenimiento de los espacios que quedan en la boca al momento de perder piezas dentales prematuramente.

Tipos de Ortodoncia Removible

Para este tipo de tratamiento se han desarrollado dos grandes tipos de ortodoncia removible. El primero de ellos es la ortodoncia para niños, la consiste en un aparato que se fija a los molares mediante ganchos y se debe utilizar principalmente durante las noches.
La segunda es la ortodoncia invisible. Consiste en unas férulas transparentes que permiten corregir la posición de los dientes y que deben ser cambiadas periódicamente para lograr un tratamiento progresivo.

Beneficios de la Ortodoncia Removible

El primer aspecto a destacar es que la ortodoncia removible permite una mejor higiene al interior de la boca. Esto se debe a que los pacientes pueden retirar el aparato al momento de cepillarse los dientes y desarrollar dicha tarea con mayor facilidad.
Otro elemento importantísimo es que su material transparente tiene un repercusión mucho menor en el aspecto de las personas. Esto viene muy bien al momento de mantener en alta el autoestima de las personas, especialmente en niños y jóvenes.
Finalmente, provee de una gran comodidad en las diferentes actividades de las personas. Por ejemplo, resulta sumamente conveniente a la hora de comer y disfrutar de los alimentos sin mayores problemas.

¿Cómo realizar un enjuague bucal de forma adecuada?

Un enjuague bucal puede ser una excelente alternativa a la hora de mejorar nuestra salud y prevenir distinto tipos de problemas al interior de nuestra boca. Muchas de las personas utilizan este tipo de productos con el fin de mantener su aliento fresco y es claramente un recurso efectivo.  Pero, ¿sabías que también sirve para otras cosas?

Desde nuestra Clínica Dental te recomendamos la utilización del enjuague bucal como un complemento a la higiene de tu boca y dientes. Los productos más eficientes son aquellos que cuentan con agentes antibacterianos, los cuales posibilitan la reducción de la placa y evitan la aparición de caries en tus piezas dentales.

Lo más importante de esto es que utilices el enjuague bucal de manera correcta para que así puedas sacar el máximo rendimiento a sus propiedades. Es por esto que será necesario que sigas las instrucciones que trae en su envase, las cuales se enumeran de forma clara y son bastante simples de cumplir.

La importancia de realizar un enjuague bucal correctamente

Lo principal durante el enjuague bucal es que utilices una dosis de alrededor de 20ml. No te preocupes por medir de forma correcta, puesto que las tapas de estos productos suelen venir con un medidor que te entrega de manera precisa la cantidad a utilizar.

Enjuaga tu boca entre 30 segundos y 1 minuto y escupe en el lavabo. Es importante que no te tragues el contenido, puesto que puede contener químicos que afecten tu salud de manera bastante agresiva.

Una vez realizado este procedimiento, te recomendamos esperar al menos 30 minutos antes de consumir agua o alimentos, con el fin de maximizar los efectos del enjuague y entregar el mayor beneficio posible a tu boca.

Odontología Digital

Desde hace poco tiempo el funcionamiento de las clínicas dentales está cambiando gracias a la aparición de nueva aparatología que permite mejorar la sensación del paciente en la consulta y disminuir el número de visitas en el dentista para determinados tratamientos.

Esta aparatología consiste en los escáneres intraorales, son unos aparatos, una especie de cámaras de video que registran la boca del paciente ,sin tener la necesidad de realizar los incómodos moldes que se realizaban hasta ahora.

Esto permite que digitalicemos la boca del paciente en el ordenador y gracias a unos potentes programas informáticos y a la nueva tecnología ,podamos realizar los dientes del paciente con un gran estética, naturalidad, resistencia y en muchas menos visitas de lo habitual.

Además el paciente podrá ver cómo quedaran sus nuevas restauraciones en su boca ( de una forma virtual) antes de realizarlas, es decir el paciente puede ver cómo le quedarán sus dientes nuevos y cómo se vera al sonreír… antes de realizar el tratamiento.

En Clínica La Victoria apostamos hace tiempo por esta tecnología porque nos gusta hacer la vida más fácil a nuestros pacientes.

La Pulpitis: Síntomas y Tratamientos

La Pulpitis como bien hace referencia su nombre, es una patología que consiste en la inflamación de la pulpa dental. Este tipo de afección provoca en los pacientes un dolor sumamente molesto debido a la presión generada sobre los nervios y vasos sanguíneos ubicados en la parte baja de los dientes.

Son varias las causas que desencadenan esta enfermedad. La presencia de caries sin tratar, las distintas infecciones, la fractura en la raíz del diente, son algunos de los motivos más repetidos al momento de presentarse casos de pulpitis.

Tipos de Pulpitis

Existen dos grandes grupos en la clasificación de la pulpitis. La primera de ellas es la denominada pulpitis reversible y se caracteriza por un dolor punzante que aumenta con el tacto. Cuando la pulpitis viene acompañada por una secreción de pus, se le denomina pulpitis purulenta.

Por otro lado encontramos la pulpiti irreversible. Esta patología se presenta cuando no se ha realizado el tratamiento correspondiente y el nervio del diente muere.

Tratamiento para la Pulpitis

El tratamiento para la pulpitis reversible y la irreversible es bastante diferente. En el primero de los casos se debe atender lo más rápidamente posible la causa de la afección y realizar el tratamiento correspondiente. En el caso de que esté causada por la existencia de caries, por ejemplo, será oportuno atender dicho malestar.

De todas maneras, muchas veces el tratamiento tendrá que ver con la higiene bucal y se recomendará un cepillado óptimo de los dientes y la utilización tanto de hilo dental como de enjuague bucal.

En el caso de la pulpitis irreversible es totalmente diferente. La única solución para tal patología es remover la pulpa muerta y aplicar algún material aislante o extraer el diente para que no contamine el resto de nuestra boca.

¿Qué es un implante dental inmediato?

Todos hemos escuchado hablar alguna vez de los implantes realizados en el ámbito de la odontología. En términos simples este tipo de tratamiento consiste de la inserción de una prótesis, generalmente de titanio, que se realiza con el fin de sustituir alguna pieza dental que el paciente haya perdido.

Por supuesto, son varias las maneras en que se pueden aplicar los implantes y todo dependerá de la situación particular de cada persona y del diagnóstico brindado por su dentista, El implante dental inmediato, por ejemplo, se utiliza justamente después de la extracción de una pieza dental y posee grandes ventajas en relación al resto de procedimientos.

Este tipo de tratamiento puede ser sumamente beneficioso para el paciente, puesto que facilita varios aspectos de la recuperación. Además de ser un técnica bastante cómoda y fácil de aplicar, reduce considerablemente el tiempo de cicatrización y permite la extracción e inserción durante un mismo procedimiento.

¿Cuándo se llevan a cabo este tipo de implantes?

Si bien el implante dental inmediato es un tratamiento tremendamente ventajoso, no puede aplicarse en todos los pacientes. Los dentistas determinan necesaria la aplicación de este procedimiento en aquellos casos en que se presentan lesiones endodónicas, que el diente se extraiga por consecuencia de un traumatismo, que exista una fractura en la raíz del diente o en presencia de agenesia.

Por el contrario también hay casos en los que resulta imposible realizar este tratamiento. La existencia de infecciones en la boca, por ejemplo, anulará la posibilidad de realizar el implante de forma inmediata. Los mismo para aquellos pacientes que no tengan una cantidad de hueso suficiente en la que realizar el implante o que exhiban problemas periodontales. 

De todas maneras, es importante que frente a cualquier duda acudas a un especialista a realizar las consultas pertinentes. Junto a ellos podrás evaluar las distintas posibilidad y tomar las mejores decisiones para tu salud dental.

 

El tabaquismo y los dientes, enemigos desde siempre

Es mundialmente reconocido que el tabaco y la salud del ser humano no se llevan bien. Además de las advertencias que comúnmente apreciamos sobre el cáncer y el daño a nuestro sistema cardio-respiratorio, el tabaco también ataca de manera bastante agresiva a la salud dental de las personas.

Estos efectos negativos tienen una conexión directa con las numerosas sustancias tóxicas que contienen los cigarrillos. De esta manera, es normal percibir cambios evidentes en nuestra salud bucal desde el primer momento que se consume algo de tabaco. El amarillo de los dientes, la aparición de manchas y el mal aliento, son solo la portada de un extenso libro de consecuencias que tiene el tabaquismo.

Principales consecuencias del tabaco en nuestros dientes

Una de las principales consecuencias que tiene el consumo de tabaco, es que disminuye la irrigación sanguínea en nuestras encías, dejándola progresivamente más vulnerable frente a los agentes infecciosos. Paralelamente, reduce drásticamente la capacidad de cicatrización en nuestra boca debido al debilitamiento que provoca en nuestras defensas.

Además, el tabaco altera enormemente el funcionamiento de nuestro sistema inmune y facilita la aparición de sarro y caries. También disminuye la secreción de saliva, por lo que la placa bacteriana tiene muchas mejores condiciones para aparecer en nuestra boca y complicando los futuros tratamientos sobre esta.

Como puedes ver, la lista de los efectos negativos que tiene el tabaco sobre nuestra salud es bastante amplia. Es importante recordar que el tabaco es la principal causa del cáncer oral y que la mejor solución para prevenir cualquiera de estas consecuencias negativas es dejar de fumar.

Desde Clínica La Victoria, recomendamos encarecidamente a todos nuestros pacientes que eviten el consumo de tabaco. Por supuesto, no dudes en solicitarnos consejos y alternativas en caso de que seas un fumador y quieras dejarlo.

¿Se nota la diferencia entre un implante dental y un diente natural?

El éxito de un implante dental, no se limita simplemente a que el implante se integre con el hueso.

Si el implante no se ha colocado en la posición ideal,  aunque se haya integrado con el hueso, el aspecto del diente que coloquemos sobre el implante puede tener un aspecto antinatural y antiestético.

Para la mayoría de los pacientes, lo que realmente le importa es el resultado estético del diente que va sobre el implante.  Por todo esto, debemos tener en cuenta determinados factores relacionados con el tipo de hueso y encía que tiene el paciente, para conseguir un resultado estético adecuado para que no se aprecie la diferencia entre un diente natural y un implante.

Para conseguir una estética ideal sobre un implante dental, necesitamos la conjunción de un diente bonito y una encía armónica con el diente y con los dientes vecinos.

 

Factores que influyen en la estética del diente:

Influye la forma, el tamaño, el color, la posición y los distintos tipos de pilares ( piezas intermedias ) que colocamos entre el diente y el implante. Existen muchos tipos de implantes y de pilares para reponer un diente, por ello el profesional deberá hacer una correcta selección para conseguir el mejor resultado.

Otro aspecto fundamental para conseguir estética en implantología, es conseguir que el estado de la encia sea el apropiado, y a su vez que la encía este relacionada armónicamente con los dientes vecinos, el labio y la cara del paciente, para conseguir que esté totalmente integrado en la sonrisa del paciente.

Para conseguir que la encía tenga un aspecto ideal, tenemos que controlar muchos factores: la inflamación , triángulos negros entre los dientes, presencia o no de papilas, recesiones de encía, márgenes de encía nivelados entre unos dientes y otros.

Si queremos conseguir todas estos factores necesitamos ayudarnos en muchos casos de prótesis provisionales atornilladas, que nos permitirán ayudar a moldear la encía para conseguir darle  la forma adecuada.

En muchas ocasiones para conseguir que el nivel de encía quede igual que en el diente vecino cuando colocamos un implante, necesitamos hacer un pequeño injerto de encía que nos permite contrarrestar o modificar los cambios que se producen en la encía y en el hueso de la paciente , una vez que se ha extraído un diente, ya que tienden a retraerse o subirse. En las zonas anteriores, que son mucho más visibles tenemos que tener mucho más en cuenta todos estos parámetros para conseguir que el paciente tenga el resultado deseado.

El implante debe estar colocado en la correcta posición 3D, y tener una cantidad de hueso apropiado alrededor del mismo, por desgracia muchas veces el hueso que nos encontramos no es el apropiado y tenemos que recurrir a regeneraciones de hueso con materiales artificiales que consiguen unos resultados excelentes y son menos incómodos para el paciente ya que así no tenemos que quitarle hueso de otras zonas de la boca o de otras partes del cuerpo, cómo se realizaba hace años.

En las zonas anteriores normalmente intentamos que los implantes no estén muy juntos, ni muy cerca de los dientes,  por eso para colocar 2 dientes en algunos casos, sólo tenemos que colocar un implante y para colocar 4 dientes, normalmente colocamos solamente 2 implantes.

 

Teniendo en cuenta todos estos factores, podemos afirmar con rotundidad, que podemos conseguir que el resultado de un implante dental sea similar al de un diente natural y que no se note que es algo artificial.

¿Por qué no debes retrasar la visita al dentista?

Lo sabemos: hay veces en las que preferirías no tener que ir a la consulta de tu dentista. Puede que hayas notado una pequeña caries en una muela, o que tus encías hayan sangrado un poco. Quizás hasta te hayas convencido alguna vez de que no irá a más; aunque también es probable que a estas alturas ya sepas que en realidad, eso no sucede nunca. Ese dolor de muelas no se irá por sí solo, y tu incipiente bruxismo no se curará si no haces nada.

Aun así, es frecuente aplazar la visita demasiado, y muchos pacientes llegan a la consulta con un problema más difícil de  que reslover que la situación inicial de la que partió. Aunque entendemos que visitar al dentista puede ser estresante, debemos recordar que no hay nada más beneficioso para la salud que la prevención, y que la mejor forma de atajar malestares incómodos, y complejos tratamientos, es visitar frecuentemente al dentista. Por otra parte, una vez que hemos detectado que hay algo mal en nuestra boca, retrasar la visita al dentista puede aumentar los costes derivados del tratamiento.

En muchas ocasiones, esperar se traduce en tratamientos más caros , y también más largos y complicados.

Por supuesto, la mejor forma de detectar cualquier problema es combinar prácticas de higiene bucodental a diario con visitas regulares al dentista. Eso nos permitirá ser examinados por un profesional que identificará el estado de nuestra boca y nos ayudará a optimizar nuestra salud..

Por todo esto, si detectas cualquier pequeño cambio en tu boca, no dudes en acudir a tu dentista de confianza lo antes posible para poder valorar lo que ha ocurrido y poder resolverlo de la forma más fácil posible.

¿Cuáles son las enfermedades bucales más comunes en los niños?

Es importante prestar atención a la salud dental de nuestros niños y mantenernos alerta ante cualquier situación anómala que se presente. Son varias las situaciones que comúnmente se presentan entre los infantes y pre adolescentes, por lo que queremos comentarte algunas de las más emblemáticas y cuyo tratamiento no debe hacerse esperar.

1.- Caries: Posiblemente sean la situación más recurrente entre los niños y jóvenes. Consiste en un agente bacteriano que ataca y destruye el esmalte dental, penetrando en los dientes de forma bastante agresiva.

Es importante dar un tratamiento efectivo a las caries y evitar que se esparzan y acaben dañando otros tejidos. Para esto, el dentista removerá las pequeñas partes del diente que se encuentren afectadas y rellenará con un empaste.

2.- Gingivitis: Consiste en una acumulación de placa bacteriana que se posiciona sobre las encías y los dientes. Esta condición se manifiesta mediante la inflamación, el enrojecimiento y el sangrado de las encías, resultando sumamente molesto para quienes padecen esta enfermedad.

3.- Úlceras: También llamadas llagas, son pequeñas lesiones que aparecen al interior de la boca y cuyas causas son sumamente diversas. Morderse alguna parte interior de la boca o tener una baja en las defensas pueden producir la aparición de estas úlceras.

¿Cómo prevenir las enfermedades en la boca de los más pequeños?

Si bien las causas de estas enfermedades pueden ser variadas, existen algunos factores comunes en estas edades que pueden desencadenar su aparición con mayor facilidad. El alto consumo de dulces sumado a la poca importancia que muchos niños le dan a la limpieza de sus dientes, son las atenuantes que mayor fuerza adquieren en este asunto.

Es por esta razón que resulta importantísimo crear conciencia en nuestros niños en torno a la higiene bucal y a las consecuencias que pueden tener estos malos hábitos. Es necesario que estemos presentes en las sesiones de limpieza diarias y que confirmemos que nuestros hijos se cepillan de forma correcta los dientes.

Por lo demás, debemos ser cuidadosos con la cantidad de dulces que consumen y realizar visitas periódicas al dentista. De esta manera, estaremos totalmente seguros de qué pasos seguir en los diferentes escenarios que puedan presentarse y podremos tratar a tiempo cualquier tipo de enfermedad o lesión que surja en nuestros hijos.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad bucal que afecta a una gran parte de la población. Consiste en la acumulación de placa bacteriana en la zona de los dientes y encías, lo cual provoca la inflamación y sangrado de estas últimas.

Causas de aparición

La causa que más se repite en los diferentes casos de gingivitis radica en los hábitos de higiene bucal que mantenemos las personas. La formación de la placa bacteriana que provoca la gingivitis tiene su origen en los restos que quedan atrapados entre los dientes. Muchos de estos restos invisibles son partículas de almidones y azúcares que crean las condiciones óptimas para la aparición de esta enfermedad.

Síntomas de la enfermedad

Los síntomas de esta enfermedad son bastante fáciles de percibir y, por lo tanto, son un llamado de atención para tomar cartas en el asunto.

La gingivitis causa la inflamación de las encías, además de darles una tonalidad mucho más oscura de la que usualmente tienen. Por otro lado, es importante que sepas que el sangrado de tus encías durante el cepillado de dientes puede tener directa relación con esta enfermedad.

Además de estos síntomas, la gingivitis también provoca que las encías se retraigan y que adquieran una sensibilidad mucho mayor a los estímulos externos. Finalmente, es posible que esta enfermedad produzca mal aliento en las bocas infectadas.

Tratamiento para la gingivitis

Como habrás podido comprobar, la gingivitis es una acumulación de placa bacteriana en los dientes y en las encías. De esta manera, la forma más efectiva de combatir esta enfermedad será eliminando dicha placa y evitando que se vuelva a formar.

Es por esta razón que los tratamientos profesionales se focalizan en la limpieza dental con diferentes tipos de compuestos químicos, los cuales erradican por completo los agentes bacterianos de la boca.

Por lo demás, una vez tratada la enfermedad, será sumamente importante mantener una higiene bucal cuidadosa. De esta forma, evitaremos que la placa se forme otra vez y garantizaremos el perfecto estado de nuestra salud.